1ª Consulta GratuitaTe informamos sin compromiso

El postoperatorio de cirugía estética en CMP Sevilla

Cuando se despierte de la anestesia, es normal que note molestias y tirantez en la zona operada. No se preocupe. Le pondrán analgésicos a través del suero para mantenerle/a lo más cómodo/a posible.

También es normal salir con frío de quirófano, e incluso tiritando. Esto es por dos razones: 

  • Los quirófanos se mantienen a una temperatura relativamente baja, para evitar la proliferación de los gérmenes.
  • Durante la operación se está mucho tiempo destapado e inmóvil, e incluso puede haber infiltración de líquidos fríos, como la anestesia local. Además, cuando una zona del cuerpo se está operando no actúa la barrera de la piel como aislante térmico, ya que ésta es una de sus funciones.

En la Sala de despertar le/a abrigarán bien, y entrará en calor al poco tiempo, de manera que cuando esté más recuperado/a y menos adormilado/a le/a pasarán a la habitación, donde pueden estar con usted sus acompañantes.

Después de unas horas, seguirá teniendo molestias en la zona, pero se encontrará más despierto/a y, según el tipo de cirugía, quizá pueda levantarse y caminar. Algunas personas pueden sentir náuseas (en Andalucía lo llamamos "fatiga") en el postoperatorio inmediato. Frente a la creencia común de que esto es porque la anestesia "hay que echarla vomitando o bien orinando", según lo cual habrá náuseas o no, la realidad es que este síntoma es efecto de algunos de los fármacos que se administran durante la anestesia sobre el sistema nervioso central. Hay personas a las que les producen este trastorno, y a otras no. Se pasa con medicación que le administrarán al efecto, y con la eliminación de dichos fármacos del organismo, que ocurre poco a poco de forma espontánea.

Puede que desee saber, como curiosidad, que los fármacos anestésicos se eliminan, en su mayor parte, degradándose en el hígado y después eliminándose sus metabolitos resultantes por la orina o por la bilis. Una excepción son los gases anestésicos, que se inhalan junto con el oxígeno y se eliminan por la misma vía pulmonar.

Si su intervención ha sido con anestesia local, sola o con sedación ligera, lo anterior no aplica, ya que tendrá la zona operada dormida durante unas horas, por lo que no sentirá dolor alguno de momento, y podrá irse a casa de forma inmediata o tras un breve paso por la Sala de despertar.

Las molestias durante los primeros días de recuperación son muy variables de una persona a otra, ya que todo el mundo no tiene la misma calidad de piel y de tejidos, que pueden estar más o menos tirantes, y el umbral del dolor de los/as pacientes puede ser diferente al de otros/as. 

También es diferente la intensidad de las molestias según el tipo de operación. Por mencionar algunas: 

  • El aumento de pecho con implantación de prótesis mamarias es molesto sobre todo los primeros 3 o 4 días, debido a la distensión de los tejidos hasta que se adaptan.
  • La reducción de mamas y la abdominoplastia, pese a lo que pueda parecer por su mayor cicatriz, no son tan molestas, al menos con nuestras técnicas.
  • La cirugía de párpados y de nariz no dan casi dolor, siendo la principal incomodidad la sensación de hinchazón que se produce al principio en la cara.
  • La liposucción produce unas molestias de tipo "agujetas", que se producen con el movimiento y el cambio de postura.
  • Las orejas, una vez que se despiertan de la anestesia local, dan punzaditas incómodas durante las primeras 24 horas. Luego, sólo duelen al tocarlas.

Para el domicilio, hay una pauta de tratamiento que comienza al recibir el alta de la clínica, ya que durante la estancia hospitalaria todo se administra por el suero (vía intravenosa). Este tratamiento comprende:

  • Un antibiótico eficaz frente a los gérmenes de la piel. Es normal pautar uno después de una cirugía electiva, para prevenir infecciones. Se toma durante 7 días. Si es alérgico/a al antibiótico habitual, podemos elegir entre varios alternativos.
  • Analgésicos, de los que pautamos dos combinados de distintos grupos farmacológicos, de manera que se pueda alternar su uso. Al principio una buena pauta es la de uno cada 4 horas, aunque los/as pacientes van espaciando su uso en días sucesivos, a medida que las molestias van desapareciendo.
  • Un sedante, por si es necesario tomarlo para dormir mejor por las noches. En los casos de implantación de prótesis mamarias, se sustituye por un relajante muscular, que en realidad es de la misma familia de fármacos, por lo que ayuda a dormir mejor, pero además mantiene relajado el músculo pectoral para evitar contracciones reflejas del mismo, que pueden causar molestias adicionales de otro modo. No hay que preocuparse, la dosis de estos medicamentos es muy baja, pero suficiente para mantener el músculo relajado y combatir las molestias, junto con los analgésicos.

La primera cura en consulta, tras el alta a domicilio, suele realizarse a los tres días de la intervención. La Dra. Prada le retirará personalmente los esparadrapos y las gasas, si los hay, y, según la zona que se haya operado, se puede dejar al aire o bien cubierta con gasas protectoras sueltas sobre la incisión, sujetas sólo con la ropa interior, o bien el sujetador o la prenda ortopédica que sea precisa.

Mientras los vendajes pegados con esparadrapo estén puestos, podrá ducharse por partes, teniendo cuidado de que no se mojen los apósitos, ya que la humedad quedaría de forma continuada cerca de la incisión y haría que ésta se ablandase y pudiera no cerrarse bien. A partir de la primera cura, en que ya no queda nada pegado sobre la piel, se puede duchar a diario, dejando que el agua y el gel caigan sobre la zona, aunque sin frotar fuerte. Después hay que secar muy bien, aplicar un antiséptico como la povidona yodada (Betadine®) o la clorhexidina (Cristalmina®) y cubrir con gasas limpias.

Es normal que se formen algunas costras sobre la superficie de la cicatriz, que se van secando y cayendo con el paso de los días. 

También es normal que la piel de la zona operada esté reseca y pique, porque al estar cubierta por apósitos y por la prenda ortopédica, si la hay, las células muertas de la piel no se descaman con facilidad. Es útil emplear un buen producto hidratante, como el aceite de rosa mosqueta, en estas zonas, e incluso sobre la cicatriz al cabo de una o dos semanas.

La apariencia de la zona operada no es al principio como va a quedar después, ya que hay inflamación, puede haber moratones, una posición inicial de esa parte del cuerpo que luego irá variando (es muy típico en las mamas).  Es necesario tener paciencia, porque la inflamación se va yendo poco a poco, más rápido al principio pero más lentamente después, de modo que es necesario esperar varios meses para considerar un resultado como definitivo. La doctora le irá aclarando las dudas que se le planteen al respecto en las revisiones sucesivas.

En cuanto a la cicatriz, en la mayoría de las intervenciones no presenta puntos visibles, ya que la sutura suele ser intradérmica y reabsorbible: sólo se ven los bordes juntos de la piel. Hay excepciones como los párpados, en que la sutura es intradérmica, pero no reabsorbible, por lo que se ven unos extremos de hilo asomar por fuera de la piel, para poderla retirar con facilidad a los pocos días.

Es normal que, con el paso de las semanas, la cicatriz adquiera un tono rosado, por la inflamación que produce el proceso de cicatrización. También estará algo más dura al tacto que el resto de la piel de alrededor. Lo normal es que permanezca plana, y que al cabo de unas semanas o meses el color rosado desaparezca y se vea sólo una línea blanca de cicatriz madura. El ritmo de este proceso varía mucho de unas zonas del cuerpo a otras, porque está relacionado con el grosor de la piel de cada sitio.

En nuestra sección "Preguntas frecuentes > Generales de cirugía estética", tratamos más extensamente el proceso de la cicatrización.

Es importante, como explicamos en dicha sección, que aplique protectores solares de alto SPF sobre las cicatrices que aún estén rosadas cuando vaya a tomar el sol, incluso debajo de la ropa de baño. De lo contrario, pueden oscurecerse.

Las revisiones postoperatorias en consulta suelen durar un año, ya que durante ese tiempo podemos ver la evolución de la inflamación, de la cicatriz, la forma y tamaño de la región operada, etc. Al principio son más frecuentes, y más tarde se van espaciando.

Después de este tiempo se le dará el alta de revisiones. No obstante, nuestros/as pacientes son siempre bienvenidos/as si desean visitarnos de nuevo en nuestro centro CMP de Sevilla, o llamarnos en cualquier momento, para consultar toda duda o cuestión que les surja en relación con su intervención, por mucho tiempo que haya transcurrido de la misma.

<< Anterior

Siguiente >>

Compromiso de responsabilidad médica
La información de esta página, es orientativa y genérica, en ningún caso pretende reemplazar la relación directa que existe entre el paciente y su médico.
Le recomendamos que consulte con un profesional los riesgos, inconvenientes, contraindicaciones, ventajas y desventajas de realizar cualquier intervención.

Dra. María Pilar Prada López

Médico especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora

Licenciada en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid
Diplomada en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universitat Autónoma de Barcelona

Consulte sus dudas y conozca nuestras
facilidades de financiación

Certificaciones para su tranquilidad

Centro Médico Autorizado Nº 29.382Nº de colegiado 41/12.665Miembros de la SECPRE
Certificados ISO 9001 e ISO 14001Certificados SGE21 Gestión Ética y
Socialmente Responsable
Miembros de la SEMCC

Visítenos. La primera consulta es GRATUITA

C/ Doctor Pedro de Castro 10, local 4 SEVILLA - 41004San Bernardo


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario. Politica de Cookies.