1¬ Consulta Gratuita Te informamos sin compromiso

CirugÝa plßstica y reparadora con injertos de piel en Sevilla

Los autoinjertos de piel son una técnica quirúrgica característica de la cirugía plástica y reparadora, que consisten en tomar piel de una zona del cuerpo para cubrir otra que, por quemadura, accidente o extirpación quirúrgica de una lesión, se ha quedado desprovista de ella. La piel trasladada es una capa muy fina de tejido que se coloca sobre un lecho receptor rico en vasos sanguíneos, de los que puede recibir su nutrición y “prender”. Por ello, no se pueden poner injertos de piel directamente sobre hueso o cartílago, que son tejidos con muy escaso riego sanguíneo, sobre los que el injerto no prende y se pierde.

Hay dos tipos principales de autoinjertos: de piel total, y de piel parcial. Los de piel total son más gruesos, ya que se componen de la epidermis, o capa más externa de la piel, y de la dermis, capa de tejido colágeno situada por debajo de la anterior, y que confiere resistencia y elasticidad a la piel. Estos injertos prenden peor, porque son más gruesos, por lo que deben utilizarse en pequeño tamaño y sobre zonas con muy buena irrigación sanguínea. Sin embargo, a largo plazo son más estéticos, ya que conservan más las propiedades de la piel, como la elasticidad, e incluso la presencia de pelos. Las zonas más apropiadas para obtener autoinjertos de piel total son aquéllas que presentan poca tensión y después pueden suturarse directamente, como el pliegue de la ingle, el de detrás de la oreja, o el párpado superior, según el uso al que se destine el injerto, ya que la piel de cada una de estas zonas tiene unas características específicas, y muy diferentes las unas de las otras.

El otro tipo de autoinjertos son los llamados de piel parcial, porque constan de la epidermis y de una capa más o menos fina de dermis, según el grosor del injerto, que se puede ajustar. Se obtienen de una zona donante oculta, como el glúteo o el muslo, mediante un instrumento denominado dermatomo, y la zona donante se cubre con un apósito especial que favorece el nuevo crecimiento de la piel, ya que, al ser el injerto superficial, la zona que queda debajo conserva la capacidad de curarse sola. Estos injertos prenden con más facilidad, pero también son más finos, frágiles y retráctiles. A veces, si hay que cubrir grandes superficies, como en caso de quemaduras, se practican numerosas incisiones en el injerto mediante un aparato especial, transformándolo en una malla o red que se estira y cubre una zona mayor. La zona que no queda cubierta de momento, al estar bajo los agujeros de la malla, se cura no obstante más tarde, al crecer piel nueva desde los bordes del injerto, una vez éste ha prendido. El resultado es menos estético, ya que en la cicatriz a largo plazo permanecen restos del mallado, pero es una técnica importantísima para la curación de las heridas.

Mencionaremos brevemente que existe otra técnica, muy importante en cirugía reparadora de alto nivel, que es la de los colgajos cutáneos, musculares o mixtos. Son zonas de piel, músculo o ambos que se extraen de una zona donante del cuerpo y se trasladan a otra que lo requiera con su propio sistema de vasos sanguíneos, que garantizan su supervivencia a pesar de su grosor mucho mayor que el de los injertos.

Se utilizan en caso de grandes reconstrucciones, incluida la reconstrucción de las mamas tras la mastectomía. La zona donante puede cerrarse directamente, o mediante injertos de piel. Los colgajos pueden ser pediculados, si el vaso sanguíneo que los riega permanece unido a su origen, y la zona a reparar está próxima a la donante. O libres, cuando el colgajo se desprende completamente del cuerpo y se traslada a una zona distante, suturando su sistema de vasos al local de la zona receptora mediante técnicas de microcirugía (sutura con ayuda del microscopio). Se trata de técnicas de altísimo nivel, a la vanguardia de la cirugía reparadora.

Image courtesy of digitalart at FreeDigitalPhotos.net

Compromiso de responsabilidad mÚdica
La informaciˇn de esta pßgina, es orientativa y genÚrica, en ning˙n caso pretende reemplazar la relaciˇn directa que existe entre el paciente y su mÚdico.
Le recomendamos que consulte con un profesional los riesgos, inconvenientes, contraindicaciones, ventajas y desventajas de realizar cualquier intervenciˇn.

Dra. MarÝa Pilar Prada Lˇpez

MÚdico especialista en CirugÝa Plßstica, EstÚtica y Reparadora

Licenciada en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid
Diplomada en Medicina y CirugÝa CosmÚtica por la Universitat Autˇnoma de Barcelona

Consulte sus dudas y conozca nuestras
facilidades de financiaciˇn

Certificaciones para su tranquilidad

Centro MÚdico Autorizado N║ 29.382 N║ de colegiado 41/12.665 Miembros de la SECPRE
Certificados ISO 9001 e ISO 14001 Certificados SGE21 Gestiˇn ╔tica y
Socialmente Responsable
Miembros de la SEMCC

VisÝtenos. La primera consulta es GRATUITA

C/ Doctor Pedro de Castro 10, local 4 SEVILLA - 41004 San Bernardo


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario. Politica de Cookies.